Por José Oscar Alvarez de la Cuadra López
Teniendo ya en sus manos su certificado, esté confiado que es una de las sensaciones más satisfactorias, especialmente ahora que usted ya sabe todo el trabajo que hay atrás de él y el compromiso que queda por delante en el mantenimiento y mejora de su sistema de gestión certificado.
La organización justificadamente está muy orgullosa de su logro y querrá proclamarlo a los cuatro vientos.  Repasemos ahora  algunas reglas sencillas de cómo utilizar apropiadamente su certificado. Existe por parte de la ISO, un documento gratuito público que puede descargar de su página web (http://www.iso.org) que todo buen consultor debería proporcionar o al menos dar a conocer a sus clientes o empresas asesoradas, que se llama Publicizing your ISO 9001:2008 or ISO 14001: 2004 certification (válido también  para la versión 2008 de la norma), cuya última versión es del 2010. Estos lineamientos son muy útiles cuando se trate de preparar material promocional o comunicaciones de la empresa al exterior (folletos empresariales, página web, empaques, vehículos de transporte de la empresa, tarjetas de presentación, papelería, etc).
En caso de que no lea inglés, todos los organismos de certificación cuentan con Guías para utilización del certificado. En resumen vamos a revisar  algunos de estos lineamientos:

  • Nunca utilice, adapte, modifique o altere el logo de ISO para propósitos de certificación. El ejemplo más aberrante es el siguiente y muchas organizaciones lo usan:
  • Si la empresa está certificada en ISO 9001:2008, use toda la designación y no sólo ISO 9001.
  • Evite el uso de frases como “certificación ISO 9000”, “certificación ISO” o “certificación”. La respuesta es por que la ISO no certifica y no existen certificados ISO 9000, sino ISO 9001 solamente.
  • Nunca use ISO 9001 como marcas de conformidad en productos, páginas web, folletería, etiquetas de producto o en empaques, en una forma tal que denoten conformidad de producto. ¡Recuerde que ISO 9001 es una norma de sistema de gestión de la calidad y no norma de calidad de producto!
  • Recuerde que ISO 9001: 2008 e ISO 14001: 2004 contienen los requisitos genéricos para los sistemas de gestión, no  los requisitos para productos o servicios específicos. Las certificaciones a ISO 9001: 2008 e ISO 14001: 2004 no son de producto o garantías de productos. Por lo tanto, se debe tener mucho cuidado en la redacción de las referencias a los que aparecen en productos relacionados e información, incluyendo en las etiquetas o  embalajes de productos, o de cualquier manera que se puede interpretar como que denota la conformidad del producto.
  • Siempre sea honesto y muy preciso en el alcance de su certificación. Esto es evidente para aquellas organizaciones que por alguna razón certificaron  tan sólo una parte o procesos muy particulares, (o si está presente en varios sitios y sólo fue su corporativo donde se obtuvo la certificación) y en su publicidad engañan al público haciendo pensar que la certificación abarca a toda la empresa (incluídos sus productos, procesos y sitios).
  • Evite la frase “la empresa X fue certificada en ISO 9001”. Es el sistema de gestión de la calidad y no la empresa la que se certifica.
  • Tenga cuidado también en el uso de los términos acreditación y certificación ya que no significan lo mismo. Certificación es el acto de verificar la conformidad con una norma y es realizado por un organismo certificador. La acreditación, se refiere al reconocimiento formal por parte de un órgano especializado – un organismo de acreditación como la Entidad Mexicana de Acreditación en México,  la ANAB en Estados Unidos, el UKAS en Reino Unido o la RvA en Holanda por ejemplo- de que un organismo de certificación es competente para llevar a cabo la certificación a las normas de sistemas de gestión y sectores de actividad específicos donde se ha acreditado. En términos simples, la acreditación  es como la certificación del organismo de certificación. Los certificados emitidos por los organismos de certificación acreditados aumentan mucho la credibilidad de las organizaciones que los ostentan.

Algunas empresas y en especial sus áreas de mercadotecnia siempre han preguntado si existe algún logo oficial de ISO 9001. La respuesta concreta es no. Algunos organismos de certificación ya cuentan con sus logos particulares y en su caso instan u obligan a las empresas que los usen en su papelería o páginas web (que es una muy buena estrategia de hacerles publicidad sin costo para ellas). En caso contrario, una buena área de diseño gráfico podría elaborar en forma  creativa el logo de ISO 9001 para la organización, pero siempre y cuando no lo use en las formas descritas arriba, esto es que se confunda como una certificación de “ISO” o ISO 9000.
Cumpliendo con lo anterior es muy justo que su organización pueda dar a conocer este logro a sus clientes y partes interesadas y legítimo el hecho de hacerlo y no mandar mensajes o percepción equivocados al mercado de un manejo deshonesto o inapropiado del certificado, que cuestione la ética e integridad de la organización que lo ostente.

Adaptado del  Capítulo 10 del libro “Nos urge Certificarnos en ISO 9000”