17 de mayo de 2017 | David Howard – Vicepresidente Corporativo y Asesor General Adjunto, Litigios, Competencia y Cumplimiento Legal

Hace unas semanas anunciamos aquí, y en Ethisphere Magazine, que Microsoft sería la primera compañía estadounidense (y la primera multinacional) en buscar certificar nuestro programa de cumplimiento contra la corrupción a la nueva norma internacional contra el soborno, la ISO 37001. Esto significa que un tercero independiente y acreditado realizará un análisis riguroso de nuestro programa y asegurará que cumple con los requisitos muy específicos de la nueva norma. Pensé que valía la pena explicar más por qué hemos decidido someterse a una revisión tan profunda, y por qué creemos que es importante que otras empresas tomen la misma decisión.

El problema de la consistencia

Comenzamos con la proposición de que la corrupción es un problema que necesitamos ayudar a resolver, y no sólo porque es importante estar en el lado derecho de la ley. La corrupción es un gran drenaje en el desarrollo económico y hace más difícil para nosotros realizar nuestra misión – para permitir que cada persona y cada organización en el planeta logre más. Sabemos que la mayoría de las grandes empresas como Microsoft se sienten de la misma manera, por lo que la mayoría de las empresas han establecido y mantenido un programa que reduce el riesgo de que actúen de una manera que facilita la corrupción.

El problema es que las empresas deben adaptar sus programas de lucha contra el soborno para satisfacer los requisitos legales de las diferentes jurisdicciones, lo que implica tratar de cumplir con un mosaico de directrices, a menudo inconsistentes, de diferentes organismos gubernamentales, organizaciones no gubernamentales y expertos no gubernamentales. El problema es aún peor para nuestros miles de socios y proveedores, que a menudo deben tratar de cumplir no sólo sus obligaciones legales, sino también los requisitos de cumplimiento de Microsoft, a menudo diferentes, y muchas otras empresas con las que hacen negocios. Esto es ineficiente, conduce a la confusión y, en última instancia, aumenta el riesgo. La corrupción es un problema transfronterizo y exige un lenguaje común para ayudarlo a resolverlo. Ahí es donde entra en juego la ISO 37001.

Un lenguaje común

Microsoft estuvo profundamente involucrado en el Grupo de Asesoría Técnica de Estados Unidos, que trabajó estrechamente con expertos de más de 60 países para desarrollar la norma, de manera que pudiera ser útil para todas las organizaciones sin importar tamaño, estructura o geografía. Cuando se publicó la norma a finales de 2016, creó una terminología común y proporcionó un criterio objetivo para que las organizaciones midieran su propio programa, así como los programas de los socios en su cadena de valor. También estableció un proceso riguroso para la acreditación de terceros independientes que estarían encargados de evaluar y potencialmente certificar el cumplimiento de la norma.

Próximos pasos  

Creemos que es algo bueno un enfoque coherente de los programas contra la corrupción. Que  junto con un proceso de certificación objetivo e independiente, debe dar a los gobiernos de todo el mundo la confianza de que las empresas que logran la certificación están haciendo todo lo que razonablemente pueden para reducir la corrupción. Alentamos a otras grandes empresas a adoptar la ISO 37001 e invitamos a otras compañías estadounidenses a trabajar con nosotros en un nuevo Grupo Asesor Técnico para asegurar que la norma siga siendo relevante y efectiva.

Traducción de: Oscar Alvarez de la Cuadra.

Grupo CRASA y Asociados, S.C.

Fuente de la imagen: http://www.guidepostsolutions.com/wp-content/uploads/2016/06/microsoft.jpg

Fuente del artículo: https://goo.gl/iNAa4S